Inicia Sesión

Regístrate

He olvidado mi contraseña

Para recuperar tu contraseña, escribe tu dirección de e-mail y el códido de validación y te enviaremos una nueva contraseña por correo electrónico.

Ejemplos de empuje de la economía circular

Los modelos de negocio deben ir hacia la economía circular.

Después de tratar muchos aspectos teóricos de lo que se entiende como economía circular, en esta ocasión nos vamos a detener en unos claros ejemplos de lo que puede suponer a nivel práctico este paradigma.

 

Acuaponía en tu casa

 

El proyecto Aquapioneers nace con la idea de promover tanto la agricultura urbana sostenible como la economía circular. Pretende revolucionar la agricultura en las ciudades y fomentar la autosuficiencia alimentaria mediante la vinculación entre la fabricación digital y la aquaponía, una técnica de agricultura sostenible basada en la simbiosis de peces y plantas.

 

Proyecto nacido alrededor del Green Fab Lab de Barcelona, sus impulsores proponen convertir cualquier acuario normal de 50 litros en un ecosistema sostenible, un pequeño oasis de interior que puede proporcionarnos nuestras plantas aromáticas y especias favoritas. Aquapioneers se posiciona en la intersección entre los aspectos ambientales y económicos, con sistemas de producción circulares y cerrados que reducen al mínimo la producción de residuos.

 

El reto de una economía sostenible consiste en abandonar el fabricar-usar-tirary apostar por la idea circular donde la basura se convierte en materia prima. Este planteamiento pasa por la eliminación de la obsolescencia programada. La cuestión es alargar la vida útil, ya sea reparando, reutilizando o redistribuyendo, antes que reciclar, que ocuparía el último puesto en esta secuencia ecointeligente.

 

Cuando hemos tratado los modelos de negocio de la economía circular hemos visto que que una de las claves está en crear servicios donde antes había únicamente productosel producto deja de ser el centro de la economía y es el servicio quien lo releva.

 

¡No compres más electrodomésticos!

 

No lo tengas, utilízalo. Esta es la propuesta de Bundles, empresa holandesa que ofrece un novedoso servicio de gestión de la limpieza en el hogar. El cliente por un importe mensual adquiere una lavadora Míele

 

El propietario de la lavadora es Míele. El cliente paga por el uso y mantenimiento. Míele gestiona la fabricación, la vida útil y el reciclaje. Todo el proceso de vida útil de un producto.

 

La basura tiene valor

 

La fábrica de Econyl en Liubiana (Eslovenia) produce poliamida 6 a partir de materiales reciclados que tradicionalmente se desechan o queman. La empresa emplea una red internacional para recoger esta materia prima y la transforma en caprolactama, de la que procede la poliamida 6.

 

Dado que el proceso de fabricación admite un reciclaje infinito, esta organización ha reducido drásticamente su dependencia de los materiales de origen fósil. Econyl es un ejemplo de ecoeficacia, tal y como se entiende en Cradle to Cradle incorporando materiales en la Tecnosfera que se pueden utilizar una y otra vez, abriendo una nueva era de sostenibilidad, capaz de generar valor para la empresa y de proteger el medio ambiente.

 

Econyl pone un nuevo modelo de negocio al servicio del sector textil donde se pueden ofrecer servicios (por ejemplo, el uso de redes de pesca para los pescadores) en vez de productos, que en el caso del sector textil produce 70 millones de toneladas de residuos, de los cuales una gran parte acaban en nuestros mares y océanos.

 

Notarios digitales para compartir

 

No hace mucho hablamos de lo que era blockchain y de lo que podría suponer para la sostenibilidad. Ahora vamos a comentar otra posibilidad que pasa por crear sistemas blockchain para compartir energía y crear un sistema de intercambio no monetario.

 

De mano de los emprendedores de Sharge vamos a ver cómo se puede emplear todo esto en la gestión energéticaSharge es un dispositivo que permite que las personas compartan la energía que generan y almacenan.

 

Imagínate que tu coche eléctrico se queda sin batería lejos de una estación de recarga, pero tienes cerca de ti un sharger, un usuario con el dispositivo y con la energía que tú necesitas. Aquí aparece el patrón oferta y demanda donde se puede establecer un sistema de compensaciones.

 

Hay varios modelos para obtener remuneración por la energía que uno genera y comparte. Uno de ellos puede ser el de recompensas cuando los hogares o negocios tienen instalados generadores renovables que producen energía en exceso y comparten esa energía a la red. Otra opción sería directamente la de ofrecer esa energía y que quien la quiera, pagara por ella.

 

Sin embargo, vender energía sin ser una empresa comercializadora es un problema en la mayoría de países (especialmente en España). De ahí que Sharge haya optado por el blockchain para solucionar el problema. Gracias a esta tecnología han construido una moneda propia para los llamados sharges, que son sus usuarios. De esta manera, las personas que comparten energía en su red pueden ver recompensados sus esfuerzos.

 

En un futuro, y con el auge de la smart grids (redes inteligentes)una multinacional fabricante de automóviles, podría crear una de estas redes de generación e intercambio de energía entre sus fábricas y edificios cercanos. Con blockchain, podría securizar el intercambio de energía y el intercambio monetario por detrás sin incurrir en problemas legales. E incluso, agrupaciones de ayuntamientos podrían crear su propia red de blockchain para compartir recursos energéticos.