Inicia Sesión

Regístrate

He olvidado mi contraseña

Para recuperar tu contraseña, escribe tu dirección de e-mail y el códido de validación y te enviaremos una nueva contraseña por correo electrónico.

La directiva de la UE sobre Economía Circular no alcanza los objetivos de “Desperdicio Cero”

Posiciones de zero waste y Rreuse sobre economía circular

Después de que el Parlamento Europeo diera la luz verde definitiva al Paquete de Economía Circular el pasado mes de abril aprobando la Directiva Marco de Residuos, la Directiva de vertederos y la Directiva de envases y residuos de envases, cuatro años después de la presentación del primer paquete de economía circular, organizaciones como Zero Waste (ZWE) o Rreuse muestran sus posiciones críticas al respecto de esta directiva.

 

Desde Donalo.org también consideramos que, a pesar de las mejoras en la recogida selectiva de residuos, la reutilización y la reducción desechos, la legislación todavía no es suficiente para prevenir residuos y reducir los desperdicios alimentarios.

 

Ferran Rosa, Oficial de Políticas de Residuos de Zero Waste Europea señala que aunque ahora ya haya un Paquete de Economía Circular, es el momento de hacerla realidad. El verdadero trabajo comienza ahora, con la implementación de la legislación aprobada, que debe convertirse en una prioridad para todos los gobiernos nacionales y locales en Europa.

 

Después de esta aprobación los Estados miembros tendrán 24 meses para incorporar las directivas a su legislación nacional. Dichas organizaciones más críticas consideran que la transposición es solo una formalidad y que la verdadera prueba será que los Estados miembros cambien la forma en que manejan los recursos naturales, eliminen el vertido y la incineración al mismo tiempo que promuevan un mejor diseño de los producto y favorezcan los correctos incentivos económicos.

 

Aunque dichas organizaciones, incluido Donalo.org, acogen con satisfacción las directivas como un paso necesario hacia una verdadera economía circular en la UE, consideran que el nuevo paquete no será suficiente para revertir las tendencias actuales de la sociedad de usar y tirar, y se necesitará una legislación adicional para frenar el desperdicio de alimentos, impulsar la prevención de residuos y reducir los plásticos de un solo uso.

 

Tanto ZWE como Rreuse están a la vanguardia de las prácticas de gestión de residuos en Europa y, por lo tanto, pueden confirmar la viabilidad de los nuevos puntos de referencia establecidos por la Comisión Europea.

 

En particular, recomiendan los siguientes puntos:

 

  • Objetivo de conseguir que el reciclaje alcance el 70% para 2030 (Esto significa que para alcanzar este objetivo, la recolección separada de residuos debe alcanzar niveles consistentemente más altos)

 

  • Nuevo objetivo de reciclaje del 80% para residuos de envases

 

  • Reducir el desperdicio de alimentos en al menos el 30% para el 2025

 

  • Reducir la basura marítima en el 30% para el 2020

 

  • Introducir criterios relacionados con la durabilidad, la modularidad, la reutilización y el reciclado en la Directiva de diseño ecológico

 

  • Que la UE deje de financiar las instalaciones de eliminación de residuos y canalice los recursos hacia una infraestructura de recolección, reutilización y reciclaje separada

 

Advertencias sobre la directiva:

 

A pesar de que la recuperación de energía se coloca un paso por encima de la eliminación en la jerarquía de desechos, desde una perspectiva crítica a la Directiva, se debería dar prioridad a las principales opciones: reducir, reutilizar y reciclar. De hecho, el reciclaje debe ser la última opción aceptable. En cambio, el paquete de economía circular continúa abriendo la puerta a la incineración, que no tiene lugar en una economía circular.

 

La directiva continúa repitiendo errores pasados ​​con respecto a mover la cuestión de los desperdicios en la jerarquía de la directiva. Es decir, en un pasado se fomentó el desvío progresivo de residuos biológicos hacia el vertedero (incluido en algunas regulaciones nacionales). Esto no solo condujo a más reciclaje sino que también impulsó la incineración. En la misma línea la propuesta actual de prohibir el vertido de plásticos promueve la incineración de plásticos en lugar de la prevención, reutilización y reciclaje.

 

Preocupante falta de visión con respecto al tratamiento de los envases de plástico, especialmente en vista de la contaminación marina, que se considera que tiene el objetivo más bajo de reutilización y reciclaje de todos los flujos de residuos.

 

Falta de orientación e instrumentos para impulsar la reutilización en Europa a pesar de ser el mayor contribuyente potencial a la creación de empleo

 

Por estas razones se proponen las siguientes medidas:

 

Reconsiderar el destino del 30% restante de los residuos que no se reciclarán para el año 2030. La práctica de cero desechos muestra que es posible rediseñar los sistemas para garantizar una mayor reducción y recuperación de materiales de los residuos no reciclables.

 

Perseguir una verdadera economía circular de "ciclo cerrado" al prohibir el vertido y la incineración antes de 2030.

 

Introducir un mecanismo de retroalimentación entre la política de desechos y productos; al seleccionar lo que no es reutilizable o reciclable hoy, se puede enviar una señal a los productores para que rediseñen el producto de manera que deje de ser un desperdicio en el futuro.

 

En este sentido, el paquete de la UE muestra que se está andando hacia el camino correcto para alcanzar el objetivo de “desperdicio cero”. Sin embargo, la propuesta todavía se enfoca demasiado en soluciones dirigidas a los desperdicios y no para prevenirlos.

 

En este sentido todavía se necesita un gran impulso al frente para:

 

  • Diseñar productos que sean duraderos, reutilizables y reciclables

 

  • Facilitar la optimización de la recolección separada, incluidos los residuos biológicos

 

  • Crear condiciones legales y económicas para la prevención, la reutilización y el reciclaje para que eliminar lo que ahora se destina al vertido y a la incineración