Inicia Sesión

Regístrate

He olvidado mi contraseña

Para recuperar tu contraseña, escribe tu dirección de e-mail y el códido de validación y te enviaremos una nueva contraseña por correo electrónico.

Cumbre del Clima de Madrid: lograr cero emisiones en 2050

La meta de la cumbre del clima de Madrid es llegar a 0 emisiones en el 2050.

 

La COP25 que se celebra del 2 al 13 de diciembre sirve para espolear a los Gobiernos a pisar el acelerador, revisar a fondo las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) e impulsar la meta de un planeta de cero emisiones en el 2050.

 

El contexto social y político

Algo ha cambiado radicalmente en el último año: el activismo del clima ha dado la vuelta al mundo. Movimientos como Fridays for Future (Juventud por el clima, en español) impulsado por Greta Thunberg, o Extinction Rebellion (Rebelión contra la extinción), surgido en Reino Unido, han elevado la presión social sobre la clase política.

 

Además, los disturbios sociales y la represión policial forzaron la retirada de Chile y el ofrecimiento del Gobierno español para acoger la COP25 en Madrid. El país suramericano mantiene, sin embargo, la presidencia y es coanfitrión, junto con España.

 

El giro azul

Los océanos, que absorben hasta el 80% del CO2 emitido a la atmósfera, han sido hasta ahora los grandes marginados en el debate del clima. El reciente informe del IPCC -alertando sobre la acidificación de las aguas, la desaparición del hielo, la erosión de las costas y el posible aumento del nivel del mar de 30 a 60 centímetros en el siglo XXI- ha recordado la urgencia del tema.

 

En esta edición ya se ha anunciado la intención de darle un giro azul a la cumbre por el carácter eminentemente marítimo del país organizador.

 

Cero emisiones en el 2050

La adhesión a los planes de neutralidad de carbono para el 2050 será una de las prioridades de la COP25. La Alianza para la Ambición Climática fijó el objetivo de cero emisiones netas de carbono a mediados de siglo y cuenta ya con 67 países adheridos (entre ellos, España), un largo centenar de ciudades y 87 grandes compañías.

 

1,5 grados

En la cumbre de París del 2015, 195 países se comprometieron a tomar acciones concretas para "mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 grados con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de temperatura a 1,5 grados.

 

En la cumbre de Madrid, el foco estará centrado en el objetivo de 1,5 grados, a la luz de la nueva evidencia científica y ante la presión de los países más afectados por el cambio climático, para los que la diferencia de medio grado equivale simplemente a la supervivencia.

 

El carbón

El 2019 será el año que registre la mayor caída en la generación de energía con carbón de la historia, según un reciente análisis de la web británica Carbon Brief. El Reino Unido ha celebrado este año el hito de la primera semana sin carbón desde la Revolución Industrial.

 

El cierre de las minas de carbón en España también se considera un sustancial avance. En Europa del Este persiste sin embargo una fuerte dependencia del carbón, cuyo uso ha subido también en Alemania tras la decisión del cierre de las centrales nucleares.

 

El petróleo

La producción de petróleo, gas y carbón estimada de aquí al 2030 es el doble de que lo que se puede quemar si se quiere limitar el ascenso global de temperaturas a 1,5 grados.

 

Es la advertencia lanzada por el UNEP en su reciente informe, que establece un vínculo muy directo entre la producción y las emisiones, y pone el dedo en la llaga sobre la necesidad de "desinvertir" en combustibles fósiles. Las renovables son ya más competitivas y no tiene sentido invertir en petróleo o en carbón en este otro modelo que se está creando.

 

Aceleración

El primer paso para llegar a la meta cero emisiones en el 2050 es reducirlas a la mitad en el 2030. El grupo Exponential Roadmap, integrado por decenas de científicos, analistas y economistas, ha marcado el camino con una hoja de ruta sobre los cambios apremiantes y necesarios en la próxima década. Los vehículos eléctricos deberían constituir el 90% de la flota en esa fecha.

 

Las ciudades deberían experimentar una profunda trasformación para mejorar la movilidad y la calidad del aire. El consumo de carne debería reducirse ostensiblemente en nuestras dietas. El frenazo a la deforestación y la revisión a fondo de los subsidios agrícolas es otra tarea apremiante.